Blog de la Revista Comunicar

Desafíos educativos para la interlocución de las audiencias

“Solo una formación integral que aprovecha las inmensas potencialidades de la nueva cadena de valor que ofrece el actual contexto digital podrá convertir a las nuevas audiencias en verdaderos emirecs y usuarios críticos de una comunicación auténticamente global e integradora”; así concluye el artículo de Orozco (México), Navarro (Holanda) y García Matilla (España) que se incluye en el nº 38 de la Revista Comunicar.
El artículo, bajo el título “Desafíos educativos en tiempos de auto-comunicación masiva: la interlocución de las audiencias”, invita a una reflexión sobre los cambios vividos en las audiencias, especialmente con la implemnetación social de las nuevas tecnologías. De este modo, se plantea el indispensable papel de la alfabetización digital para que las audiencias sepan aprovechar el potencial de los nuevos medios y se transformen, de este modo, en audiencias activas.
El nº 38 de la Revista Comunicar verá la luz definitivamente en poco más de un mes. Concretamente, está previsto para el día 1 de marzo de 2012.

Congreso Familias lectoras en red

Esta mañana hemos asistido a un acto emocionante. En el congreso de familias lectoras, de Granada, ante más de 600 adultos, han desfilado más de 300 niños y adolescentes, participantes también en el congreso. Es necesario que estos hechos, con recortes o sin ellos, se sigan sucediendo. Durante la tarde, todos hemos trabajado, jugado, debatido y disfrutado para que la lectura siga, con nuevas y antiguas tecnologías, siendo un hecho necesario. He acudido representando al Grupo Comunicar y he participado en dos mesas sobre lectura y pantallas.

Tecnologías contra el plagio


Los que nos dedicamos a la docencia estamos comprobando, cada vez más, cómo algún estudiante prefiere el camino rápido y, en lugar de elaborar sus propios textos, se dedica a “cortar y pegar” fragmentos bajados de internet. Si bien es cierto que, nada más leer un texto, se puede intuir que no se está ante un trabajo original, comprobar si hay plagio ha sido, hasta hace relativamente poco, un trabajo en sí mismo. Actualmente existen programas informáticos que rapidamente detectan si el texto ha sido copiado. Lo que sucede es que, casi siempre, estos programas suelen ser costosos. Y digo “casi siempre” porque cada vez están saliendo más programas gratuitos que permiten la vigilancia contra el plagio.  Desde la simple introducción en buscadores de frases (o fragmentos de texto más amplios) hasta programas que detectan el plagio en documentos completos, existe una variedad de tecnologías anti-plagio.
Los interesados en estas herramientas de utilidad docente podrán encontrar más información pinchando aquí.

"La última consola para ganarte a tu hijo", artículo de El País

Un artículo en El País de hoy, día postelectoral, analiza un aspecto de la formación de la identidad de las personas a través del consumo, en especial el tecnológico. El texto reflexiona sobre cómo la presión consumista sobre los niños es cada vez mayor, lo que lleva a los padres a querer proteger a sus hijos contra lo que llaman el brand bullying: el sentirse aislados de sus amigos o compañeros por no tener la mejor marca de ropa o el último aparato electrónico. Parece que estas tensiones llegan desde el entorno adulto y alcanza sus mayores índices en las familias británicas, según un informe de la ONU.
“El sentimiento de culpa, de estrés, la baja (que no poca) predisposición a decir que no, hace que los padres cedan a las demandas de sus hijos”, explica una pedagoga. En el fondo de todo esto, se encuentra el eterno problema de los padres a decir que no a sus hijos y la clave de cómo hacerles comprender que las personas valen por lo que son, no por lo que tienen.
Según los expertos los menores deben saber que se les quiere por ellos mismos. Ponerles límites y pasar más tiempo con la familia parecen ser buenos consejos a seguir para evitar la aparición de estas problemáticas familiares y sociales.

Romper con los tópicos


Sin duda, uno de los tópicos que se han creado alrededor de las nuevas tecnologías en general y de internet en particular es que los mayores no acceden a ellas. Un tópico que un reciente estudio viene a desmentir. Los resultados de esta investigación se presentan en el último número (número 37) de la revista Comunicar.
Con el título  Mayores Universitarios en la Red, Felicidad Loscertales y Roberto Martínez (Sevilla), junto a   Rosa Cabecinhas (Braga), analizan cómo en la actualidad, también para las personas mayores, internet adquiere gran relevancia. En este trabajo se han realizado encuestas a mayores que estudian en la universidad y se ha comprobado que cada vez se conectan más a internet, con una frecuencia diaria o de dos a tres veces por semana. Pero en esta investigación no se estudia únicamente el uso que personas mayores activas realizan de internet, sino también cuáles son los principales beneficios de su utilización y los inconvenientes que sufren quienes no acceden a internet.

Las 9 horas de sueño de los niños

En este comienzo de curso “movidito”, en el que se está replanteando y debatiendo sobre el modelo educativo español, profesorado de la Universitat Autónoma de Barcelona y de la Universitat Ramón Llull dan a conocer el resultado de una investigación en la que se demuestra que los niños que duermen menos de 9 horas al día tienen peores resultados escolares. Dormir de 9 a 11 horas y tener una rutina diaria parecen las claves del éxito escolar, según se desprende del estudio. Es decir, dormir ya no sirve unicamente a los niños para crecer, sino también para un mejor rendimiento escolar.
A pesar de resultar vitales las horas de sueño, parece que no es lo que más preocupa a los padres, sino que son las horas frente al televisor o el ordenador  lo que más controlan los progenitores. Los resultados de la investigación se pueden leer en la revista Cultura y Educación (Vol. 23. Nº 1).

Las nuevas tecnologías y la responsabilidad humana

Llega un momento en los asuntos de los hombres en que hay que coger el toro por los cuernos y enfrentarse a la situación». (W.C. Fields)
Los científicos de mediados del siglo pasado (siglo XX), ya atisbaron, aún sin tener todavía los elementos técnicos de juicio que poseemos actualmente, que los próximos cambios evolutivos de la humanidad, tendrían que darse por la vía de la solidaridad creativa. Tanto Theilard de Chardin, antropólogo y jesuita, como Jhon Lewis, filósofo y antropólogo marxista, coincidían desde sus estudios e investigaciones en que el próximo paso evolutivo de la especie humana podría ser, o la búsqueda conjunta de soluciones o el autoexterminio. Hoy científicos de todo el planeta avalan este pensamiento, fundamentándolo empíricamente con datos posibles gracias a la nueva tecnología. Irónicamente lo expresa Will Rogers «… no puede decirse que la civilización no progrese, pues en cada guerra le matan a uno de una nueva forma». Tal vez la carrera armamentística, las nuevas tecnologías que provienen de la competitividad entre pueblos y poderes económicos, puedan algún día dedicarse a mejorar los procesos sociales.
La responsabilidad del género humano ya no es la misma, pues hoy, gracias a la democratización de la información, a las infinitas posibilidades comunicativas y a los progresos técnicos, la sociedad es –o debiera ser- consciente de responsabilidades hacia el mantenimiento y salvación del planeta, tanto en lo biológico, físico, sociológico o ideológico.
Esto es un segmento de un articulo publicado en 2000 en Comunicar 14, pp. 43-49. Mensajes diferentes, métodos creativos y diversidad de valores para la socialización en un mundo tecnificado. Soluciones nuevas para nuevos problemas que se presentan a la especie humana en la sociedad de la información.

El mito del miedo a las nuevas tecnologías

La sociedad, los mismos padres y, si no el sistema educativo, muchos profesores tienen un gran miedo a que hijos-alumnos se sumerjan en las nuevas tecnologías. El temor a lo desconocido, no saber qué hacer cuando los adolescentes pasan mucho tiempo ante el ordenador, falta de alternativas a los medios, sumergen a la sociedad en un mar de dudas, guiadas en el mayor número de casos por el desconocimiento, por no adaptarse a las circunstancias o por carecer de tiempo para una puesta a punto. Un estudio publicado en septiembre de 1999 por Market Data Retrieval muestra que el 61% de los profesores norteamericanos se encuentran mal preparados para asumir en sus aulas la tecnología. Según otro estudio publicado por el Higher Education Research Institute, de la Universidad de California, la dificultad de mantenerse al día es una de las principales fuentes de estrés para los profesores. No dispongo de datos parecidos sobre los profesores españoles.

El miedo a lo desconocido no debe impedir la utilización de la nueva tecnología en las aulas. En mis clases a profesores he apreciado en bastantes ocasiones que aquellos que más critican la «frialdad» o «deshumanización» de la utilización de los ordenadores son quienes más miedo tienen a ellos. Una vez realizada la experiencia, reducida la ansiedad y eliminado el miedo, se produce el efecto creativo deseado.

No debemos cerrar ninguna entrada al sistema educativo. Los medios son, además, posibles vías de trabajo futuro. «Debemos mantener abiertas todas nuestras percepciones hacia lo desconocido», dice Clifford comentando a Feyerabend. Las nuevas tecnologías proporcionan mayor democratización en la información y la comunicación y son sustento de habilidades diferentes que pueden ser la base de aprendizajes diversificados ligados a la creación de nuevas situaciones y procesos. Internet, y las redes que de ellas dependen, democratizan la información; abren mundos antes imposibles de acceder a ellos.

Según Einstein, la perfección de medios y la confusión de los fines parece ser la característica de nuestro tiempo. Los medios ocultan o enmascaran a los fines; las circunstancias, la vertiginosidad de la vida nos impide apreciar con claridad a qué lugar queremos llegar. Ya le decía el conejo blanco a Alicia, de Lewis Carroll, en ‘Alicia en el país de las maravillas’: «Si no sabes a dónde vas acabarás en otra parte».

En la base de la creatividad está el conocimiento, el esfuerzo, la memoria y las aptitudes previas. Todo ello puede ser más fácil debido a la nueva tecnología. El salto intuitivo del que hablaba Bruner, o fenómeno estrictamente creativo, se da hoy día con más celeridad que antaño, debido a las experiencias más veloces que tiene el cerebro, provocadas en gran medida por la destreza informática y los apoyos y ayudas que esta provee. En la fase final de verificación y de producción de procesos creativos, el mundo de la nueva tecnología igualmente facilita habilidades y recursos, dibujo, textos, proporciones, formulaciones, etc., a personas a las que antes estaban negadas por sus carencias o falta de experiencia.

La sociedad debe enfrentar estos problemas adelantándose a las generaciones que nos siguen en el uso de la nueva tecnología y sus posibilidades creativas. Como asegura Hallman, «todo acto de creación comienza preguntando». O Roger Lewin, «con demasiada frecuencia damos a los niños soluciones que recordar en vez de problemas que resolver». Los valores morales son afectados igualmente por la sociedad digital, pues como dice Bilbeny, pasamos de una ética de interrelación personal, de proximidad,  a una ética en la que la interacción es virtual o se desarrolla a distancia, con texto pero sin gesto; con imágenes pero sin cuerpos.

Es la ética, los valores morales que deseamos imponer a nuestros sucesores, lo que posiblemente debieran ser revisados. Los jóvenes no están exactamente contra aquellos valores en los que la sociedad se reconoce y se identifica. Simplemente están en otra parte: en un sistema cultural que, progresivamente y de manera peculiar se está constituyendo en una verdadera cultura, distinta de la anterior. Es preciso impulsar el diálogo entre las culturas, resistirse a que la homogeneización sea el resultado de la victoria de unas civilizaciones sobre otras. Es necesario utilizar en lo posible todo lo que tenemos. Una de las cosas más tristes que pueden ocurrir a nuestra sociedad es que utilicemos solamente una parte pequeña de las posibilidades que se nos brindan. 

NUEVAS TECNOLOGÍAS APLICADAS A LA ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE DE LA MÚSICA

En la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Cádiz se han celebrado las I Jornadas sobre Nuevas Tecnologías aplicadas a la  enseñanza y aprendizaje de la música,  organizadas por el Departamento de Didáctica de la Educación Física, Plástica y Musical, dirigidas al alumnado de Magisterio. 
Dichas Jornadas han  pretendido desarrollar en los futuros docentes las competencias básicas en la utilización didáctica de las pizarras digitales interactivas y en el conocimiento y utilización de los principales programas de software libre existentes en el mercado para la realización de buenas prácticas en la educación musical.
Uno de los objetivos principales ha sido enseñar a desarrollar clases interactivas aprovechando los recursos educativos on-line y las plataformas virtuales, creando un entorno educativo dinámico y actualizado. En este sentido se ha presentado la Revista Comunicar y el alumnado del curso ha podido comprobar la facilidad con que se accede a sus numerosos e interesantes artículos que abordan científicamente los distintos aspectos de la Educación Musical.  ¡Todo un éxito!